miércoles, 16 de junio de 2010

Patricia Poleo: La lección de Globovisión

.
Factores de poder · Facebook

****Lo ocurrido con los dos propietarios de Globovisión, tiene que servirnos de lección a todos los venezolanos sobre la forma en que se conducen los regímenes totalitarios.

El 12 de abril de este año, publiqué en este espacio una columna que trataba el tema de Nelson Mezerhane y la posible intervención del Banco Federal.

La columna iba acompañada de varias boletas de captura que ya tendrían listas no sólo contra Mezerhane sino contra el resto de la directiva del Federal.

El contenido de esa publicación, causó la furia en Mezerhane quien a través de amigos en común le envió a ésta periodista mensajes amenazantes, en lugar de enviar como es lo correcto, una carta solicitando su derecho a réplica, conducta por demás extraña en lo que se refiere a una persona que tiene como uno de sus negocios precisamente un medio de comunicación independiente.

Desde abril hasta el día de ayer, las amenazas a través de terceras personas por parte de Mezerhane no han cesado, y curiosamente lo que mas resiente el empresario de dicha publicación, es que las boletas de captura nunca existieron, y que por lo tanto, ésta periodista, (bajo la amenaza de una demanda), debía retractarse. Repito, todo esto ha sido a través de terceras personas, nunca a través de una solicitud formal de derecho a réplica.

En abril, cuando la columna acababa de ser publicada, Mezerhane insistía en que el Gobierno no tenía nada en su contra, mucho menos la intención de meterlo preso, y que si él se encontraba fuera del país no era para huir de una medida de detención. Mezerhane insistía –a través de terceras personas- que lo que más le molestaba de la publicación era la falsedad de las boletas de captura.

Efectivamente, esas boletas de captura, que fueron entregadas a ésta periodista por un colega que sólo sirvió de mensajero de un informante judicial, nunca llegaron a ejecutarse en la forma en que se describía en ellas, por lo cual puede deducirse que efectivamente eran falsas. Mezerhane insistía en que se trataba de una confabulación en su contra de la que supuestamente yo participé.

La última llamada amenazante de una tercera persona, la recibí precisamente el lunes cuando el Régimen de Hugo Chávez estaba interviniendo el Banco Federal a puerta cerrada. En una entrevista que Mezerhane dio el mismo lunes, insistió en que no existen boletas de captura en su contra. Como si eso fuese lo medular de la situación. Y como si las boletas de captura no van a existir en algún momento.

El caso es que entre una cosa y otra, el lunes se demostró que aunque se le baje la cabeza al Régimen, y aunque se negocie, el resultado es el mismo, y que los golpes más duros se los da Hugo Chávez precisamente a quienes se someten a sus arbitrariedades. (Mensaje a Juan Carlos Escotet y Víctor Vargas).

En esa columna por la cual Mezerhane me ha mandado a amenazar, se decía lo siguiente: “Jorge Giordani y Edgar Hernández Behrens, hicieron entrega al presidente Hugo Chávez de un documento en el que revelan la situación del Banco Federal. Alí Rodríguez Araque y Nelson Merentes también recibieron copia del documento que indica que el Banco Federal tiene un “descalce” de BsF. 2.470 Millones que viene dado por la diferencia entre los depósitos y las obligaciones a largo plazo. Además los activos del Federal son muy pocos pues Mezerhane vendió la mayoría de ellos sin “permiso de Sudeban” y se fue del país.

En el documento Hernández Behrens y Giordani indican que los “bonos” que Mezerhane quiso venderle a los ministros y que sí entregó como garantía a Fernando Fraíz Capote (caso Vepaco) y al propio Hernández Behrens son: Promissory Notes emitidos por ALPHA Securities y la operadora es una empresa llamada Omega registrada en Curacao y Panamá.

Por todo esto la inyección que se le iba a hacer al Banco Federal por BsF. 800.000 millones no se autorizó al no cumplir Nelson Mezerhane con los compromisos respaldados por el ministro Alí Rodríguez y el Presidente del BCV, Nelson Merentes, para proceder –con parte de ese dinero- a comprar la mayoría de Globovisión a Guillermo Zuloaga como se había acordado a principios de año.”

Alberto Federico Ravell reconoció en la rueda de prensa que dio a raíz de su salida de Globovisión, que en la oportunidad del Caso Anderson, él personalmente –Ravell- negoció con José Vicente Rangel e Isaías Rodríguez, a cambio de la libertad de Mezerhane, no difundir las declaraciones del testigo estrella Giovanny Vásquez en las que se reconocía el montaje el expediente en el que se incriminó además de a Mezerhane a ésta periodista y otros venezolanos, sin importar por cierto que la verdad no se supiera hasta casi dos años después, en los que ésta columnista debió vivir en el exilio hasta el día de hoy.

La salida de Ravell de Globovisión, también obedeció a esas negociaciones que Mezerhane llevaba adelante con el Régimen para evitar la intervención del Federal. Los hechos hablan por sí mismo y prueban que ni haber ocultado las declaraciones de Giovanny Vásquez, ni la salida de Alberto Federico Ravell de Globovisión valieron la pena. Hugo Chávez al final actúa como lo que es: Un Dictador.

Al mismo tiempo se produce la orden de captura de Guillermo Zuloaga y su hijo. El día lunes Zuloaga advirtió que no se entregará, haciendo honor a la decisión que muchos venezolanos hemos tomado de no ponernos en manos del Régimen para poder seguir luchando desde otras trincheras. Claro, Zuloaga tomó esta decisión después de haber declarado en innumerables oportunidades que él no se iría del país porque no es cobarde y porque él daría siempre la cara, porque era inocente, etc, etc.